miércoles, 2 de febrero de 2011

Engañad@s

Buenas tardes, andaba pensando hoy  en la noticia de lo que ha supuesto en el ipc la subida de la luz, dios que vergüenza, que vergüenza, que desde  el ministerio y desde las compañías eléctricas, embarcaran a jubilados a acogerse a tarifas nocturnas  y después les dejaran con la puya de la inversión realizada, que vergüenza tener los precios de combustibles que tenemos siendo el barril más barato que hace dos años, que sí que está más barato que en otros países de Europa, nos ha jodido tampoco cobramos los mismo sueldos que en Europa, ojalá. Que vergüenza que sacaran una ley antitabaco y después de que realizaran la inversión los hosteleros, les volvieran a sacar otra para terminarlos de rematar, y digo yo ¿no podían haber realizado bares para fumadores y para no fumadores en vez de prohibir?  o  mejor ya puestos a prohibir ¿prohibir el tabaco? o es que eso no sale rentable, claro debe ser eso, es mejor subir impuestos y subir y subir y los que queden en el camino que se jodan,  que vergüenza,  dios que vergüenza de politiquillos vividores y jodedores y que ninguno sea capaz de dimitir cuando ve que no es revulsivo para su país, lleve las siglas que lleve, que vergüenza. Que vergüenza que prohibas poner un cruz y no prohibas un burka, si prohibimos, prohibimos todo tipo de símbolo religioso, que vergüenza esto  y mil cosas más.

Busca en tu mundo interior,
no dejes que te manejen falsos magos,
sean  políticos ,presentadores o vagos.
Nunca te consideres inferior.

Busca tu reino en tu propia vida.
Oídos sordos a reyes de televisión,
esos que siempre cuentan su visión,
y no se fijan en su propia vida.

Los perfectos ante todo,
de cualquier manera o modo.
Los señores inquisidores,
dueños de muchos dolores.

Jinetes del Apocalipsis  manipulado,
dueños del dinero fácil ganado.
Reyes de estudio de corazones,
gente que nunca vivió sus ilusiones.

Falsos reyes de su profesión,
que demuestran su indignación,
indignados serían sus compañeros,
considerados como simples ceniceros.

El guapo que promete tu vivienda,
para aumentar su vida y su hacienda,
es el as  de copas de esta vida
es el que se lleva tu bebida y comida.

No importa las siglas que lleve,
lo no suyo a él es siempre leve.
Y por mucho que a ti te llueve,
él jamás en dolor ajeno se mueve.

Y cada benditos cuatro años,
seguiremos dándole  sus escaños,
subiendo sus colosales ganancias,
el pueblo viviendo en pequeñas estancias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario